Bois de la Cambre, perderse en la naturaleza de Bruselas

El “Bois de la Cambre” en Bruselas es un sector del Bosque de Soignes, y uno de esos sitios a los que no muchas veces se acercan los turistas. Eso sí, hay partes que pueden estar inundadas de residentes pasando el día las pocas veces que el tiempo les permite salir a la calle sin calarse. Aunque todo hay que decirlo: nos va a resultar difícil sentirnos agobiados por la gente dada su inmensidad.

Un poco de historia

En tiempos de la antigua Roma, el Bosque de Soignes formaba parte de la “Silva Carbonaria” o Bosque de Carbón, una frondosa selva de hayas y robles que lindaba con la ribera del río Rin y el Norte de Francia. Más tarde, entre los siglos XII y XV, los Condes de Lovaina y los Duques de Brabante lo disfrutaron como coto de caza, y a su vez florecieron pequeños monasterios, construidos por pequeñas órdenes religiosas, en torno a los cuales surgieron pequeños centros culturales en la época, y que hoy podemos visitar.

Durante los siglos XVII a XIX, el tamaño del bosque se redujo hasta aproximadamente unas 10.000 hectáreas como consecuencia de la deforestación llevada a cabo por los latifundistas de la época. Hubo también intentos de replantar hayas durante los reinados del Archiduque Alberto y la Archiduquesa Isabela y de los Habsburgo, que podemos hoy apreciar en la “Catedral de las hayas”.

Hoy día, el Bosque de Soignes cubre una extensión de 5.000 hectáreas de terreno y, aunque parezca increíble comienza a pocos minutos del centro de Bruselas.

Bois de la Cambre

El Bois de la Cambre es la puerta de entrada al bosque de Soignes desde Bruselas, y la zona perfecta para pasar un día de picnic, dar un paseo o una vuelta en bicicleta en plena naturaleza sin sentir el agobio de la ciudad y los coches, y que a la vez cuenta con un acceso muy fácil con transporte público.

Todo está situado alrededor de un lago. Verdes praderas de césped se extienden por el perímetro, con pequeños caminos de tierra que, desplegados como una telaraña permiten explorar todos sus recovecos.

Pequeños puestos montados en cabañas de madera, improvisan terrazas con unas pocas sillas de madera y venden bebidas o comida rápida. También es muy común ver furgonetas de gofres y de helados desperdigadas por todo el parque vendiendo sus dulces a todo el que tenga a bien acercarse, especialmente si hace buen tiempo.

La guinda en el pastel es el Chalet Robinson, una casa de madera situada en el centro del lago. Es un restaurante/brasserie y tiene una terraza perfecta para tomar unas cervezas belgas al sol de Bruselas. Para acceder, solo podemos hacerlo a través de una pequeña balsa, que por un euro (los niños que no superen los 120 cm de estatura no tienen que pagar) nos cruza el lago y nos deposita en la pequeña isla dónde está situado el chalet.

Cómo llegar

Situado al final de Avenue Louise, es muy fácil llegar desde el centro de la ciudad de las siguientes formas:

– Transporte público:

+ Entrada al bosque: Tranvías 23 y 90, parada Legrand.

+ Cerca del Lago: Tranvías 25 y 92, parada Marie-Jose.

+ Bus 41 rodea el lago y tiene varias paradas cerca.

– Bicicleta/Villo: es, sin duda, la forma más agradable de disfrutar del bosque, si bien es cierto que dada su extensión se necesitarían varios días para recorrerlo entero. Hay decenas de estaciones de Villo esparcidas por Bruselas en las que se puede alquilar una bicicleta por 1,60€ las 24 horas, y un pequeño recargo según el tiempo que utilicemos la bici.

– Taxi: es posible coger uno en prácticamente cualquier punto de la ciudad, aunque para evitar esperas es conveniente dirigirse a la parada de taxis más cercana. Es seguramente la opción menos barata de las tres.

– Coche: hay muchos arcenes habilitados para estacionar por todo el bosque.

Espero que en vuestra próxima visita a Bruselas no dejéis de pasaros por el Bois de la Cambre.

icon-car.pngKML-LogoFullscreen-LogoQR-code-logoGeoJSON-LogoGeoRSS-LogoWikitude-Logo
Bois de la Cambre

cargando mapa - por favor, espere...

Bois de la Cambre 50.800813, 4.382802
Enlaces recomendados:

Pagina principal del Chalet Robinson: www.chaletrobinson.be