Casillas, una excursión en la lejanía

  • Casilla/Vista Pantano

Es sábado por la mañana y comenzamos a ascender por la vertiginosa carretera que lleva hasta Casillas, un pueblo abulense que está en equilibrio entre las laderas de dos montañas, suspendido a 1.012 metros de altura y que será el principio de nuestra excursión.

Una arboleda de castaños centenarios flanquea nuestro camino y cuando cruzamos las singulares callejuelas de este municipio, algunos viandantes, no acostumbrados a la presencia de “forasteros”, nos hacen señales indicándonos que, debido a un evento popular, tenemos que modificar nuestra ruta para evitar el paso por las cercanías de la plaza central.

Casillas es famoso por su espectacular castañar, que en otoño viste toda la zona de intensos amarillos, ocres y rojos. El sinfín de tonalidades se posa en el suelo y tus pisadas se pierden entre las hojas. Estos frutos tienen una importancia decisiva en la economía de esta localidad y es muy común encontrar a sus habitantes apostados frente a las puertas de sus casas vendiendo la colecta del día.

Seguimos nuestro trayecto y llegamos hasta su puerto, situado a 1.467 metros de altura, que señala en su lado norte, el límite de la Reserva Natural del Valle Iruelas, localizada al sureste de la provincia de Ávila, en el margen derecho del río Alberche.

La tranquilidad que se respira en la zona y la presencia de árboles milenarios, hacen posible que este valle sirva de hogar a un curioso habitante al que distinguimos en la lejanía: el Buitre Negro, emblema de la reserva y que ha escogido este remoto y bello lugar para crear la mayor colonia de esta especie en Castilla y León y una de las más importantes de Europa.

Un cartel nos indica la dirección hacia el Pozo de las Nieves, un viejo edificio donde antiguamente se almacenaba la nieve durante los meses de verano y en el que se encuentra un pozo de varios metros de profundidad.

En aquellos días, cuando el hielo escaseaba en verano, los habitantes de la zona lo extraían del fondo del pozo, gracias a que se formaba un microclima considerablemente mas frío que la cálida temperatura ambiente.

Toda la zona dispone de varias rutas de senderismo realmente interesantes y no está demasiado frecuentado. Apostados frente a un cartel con los diferentes tipos de pájaros que podemos encontrar en este enclave, comenzamos a charlar con un conocido ciclista español que nos comenta que desde hace tiempo elige estas escarpadas cuestas para su entrenamiento profesional.

Es hora de descender de nuevo, de volver al principio y acariciar las altas temperaturas que aquí arriba han quedado disipadas. Una última mirada hacía el horizonte, hacía estas montañas que envuelven con recelo este pequeño tesoro enterrado en Castilla y León.

Atravesando todos estos rincones de soledad y particular belleza, me doy cuenta que, como decía siempre un viejo amigo “no hace falta irse lejos para poder respirar de manera diferente, para disfrutar de sitios increíbles con vistas inigualables y sentirte como en “esa foto de postal” de la que siempre queremos formar parte”.

Ya sea en otoño volando entre el sinfín de colores que tiñen el viento, durante el invierno bajo una blanca capa de hielo y nieve o en cualquier otra parte del año, siempre es un placer volver a estas tierras que ahora, para mi, representan la lejanía.

 

icon-car.pngKML-LogoFullscreen-LogoQR-code-logoGeoJSON-LogoGeoRSS-LogoWikitude-Logo
Casillas

cargando mapa - por favor, espere...

Casillas 40.335810, -4.577919

Fotos vía TheBohemianTraveller

2 Comments
  1. Hola habeis hablado de unos de los rincones mas bonitos de Castilla Leon sin manos precias a ninguno
    Creo que no sabeis que muy cerca del puerto de Casillas tambien hay pozos de nieve,en muy mal estado ,muy abandonados pero que sepais que los hay.
    un saludo a todos

  2. Hola Ramón! Muchas gracias por tomarte tu tiempo para leer y comentar nuestro blog.
    Realmente Casillas es un sitio muy especial, al igual que todo el entorno al que pertenece. Muy pronto volveremos para plasmar un poco más la magia de este enclave en otoño, una de las mejores estaciones para visitarlo. Tendremos en cuenta tu comentario sobre los pozos de nieve e iremos en busca de ellos.
    Un abrazo muy fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *