EXPO MILANO 2015, un paseo por los rincones del planeta

The Bohemian Traveller ha viajado a Italia para visitar la Expo Milano 2015, la Exposición Universal que este año tiene lugar en Milán y hace de la alimentación su emblema, centrándose en la pregunta de cómo alimentar al mundo en el futuro.

Un viaje a los orígenes de la tierra nos da la bienvenida en el pabellón “zero”, que pretende ser una introducción al tema de la Expo y en el que se nos presenta de una manera minimalista la evolución del hombre y la naturaleza.

La Expo es como una pequeña ciudad, cuenta con áreas de servicio, tiendas, bancos, farmacias, cajeros, gimnasio, además de 150 restaurantes, bares, quioscos y 4 grandes estacionamientos con autobuses gratuitos para trasladarse.

La gran avenida nos espera repleta de luces y sonidos. Los diferentes países se van sucediendo uno tras otro conformando un reguero de culturas en el que te sumerges, aprendes e incluso en algunos tienes la ocasión de degustar la gastronomía local.

La arquitectura es en esta ocasión bastante vanguardista, con diseños originales y estructuras imposibles. Algunos países han optado por seguir una línea más clásica, como Sudán, en el que podemos contemplar una vivienda típica del país africano y adquirir souvenirs. Otros, como Alemania, con el pabellón más grande de toda la Exposición, han optado por una representación moderna de campos de cultivo que no deja indiferente al visitante.

Bélgica presenta los puntos fuertes del país ofreciendo cerveza, patatas fritas y gofres a la entrada, y en su estructura representa simbólicamente la forma muy alargada del techo tradicional de las granjas belgas. El techo está cubierto con vidrio laminado fotovoltaico, que filtra la luz, a la vez que suministra electricidad para el pabellón.

Sin lugar a dudas, la presencia de Italia es notable, no sólo en el pabellón correspondiente, si no en áreas como “Eataly”,  un mega shopping gastronómico en el que encontramos especialidades de cualquier región del país.

Brasil apuesta en esta ocasión por mostrarse al mundo de una forma divertida. La idea de una red flexible, fluida y descentralizada te da la bienvenida e impregna todos los aspectos de la construcción representando la pluralidad del país sudamericano.

España pone acento a nuestros puntos fuertes en un pabellón que representa una “fusión” de la tradición y la innovación gastronómica del país. Esta dualidad crea un espacio permeable, atractivo y flexible, incorporando un área libre y abierta como un patio de naranjos, otro elemento de identidad de nuestra cultura.

Se echa de menos la presencia de países como Canadá o Australia que han decidido no participar en la Expo debido a recortes de presupuesto, pero a cambio se nos despliega un abanico de  destinos como Sudán, Omán o Angola, en los que podemos aprender sobre nuevas culturas aún muy desconocidas en Occidente.

En medio de la crisis alimentaria de muchos países y los problemas de corrupción, una de las controversias que ha provocado la celebración de este evento radica en el patrocinio de la Expo Milano 2015 por empresas como Coca Cola y Mc Donald’s, además de los costes altísimos de algunos pabellones.

Aunque hoy en día el concepto de Expo Universal se ha transformado en una herramienta de marketing y algo en lo que hay muchos intereses creados alrededor, personalmente prefiero verlo como una posibilidad de conocer nuevos mundos y adentrarte en diferentes culturas, quizá para afianzar los conocimientos sobre ciertos países o, quien sabe, si para preparar nuestro próximo destino.

 

 Fotos vía TheBohemianTraveller

Más informacion en EXPO MILANO 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *