Sobre Nosotros

Any

¿Un viajero nace o se hace?

Puede ser que nacer en un barco entre dos islas haya motivado mi espíritu viajero o que la historia de mi particular héroe aventurero, Chris McCandless, haya guiado mis pasos. No recuerdo en qué momento decidí alejarme de mi existencia convencional y hacer las maletas hacia lo desconocido, cambiando las comodidades cotidianas por kilómetros de aventura donde el reto fuese vivir en cada día una pequeña vida.

Viajar me hace sentir viva. Me da la oportunidad de conocerme mejor y me muestra nuevos mundos. Únicamente hay que cambiar de lugar. No hace falta que sea un gran viaje, no es cuestión de distancia. La clave es estar en un sitio diferente al habitual, es entonces cuando se agudizan tus sentidos y observas todo a tu alrededor, incluso a ti mismo y dices: ¡Sí! ¡Estoy aquí! ¡Estoy vivo!

Dijo Séneca: “Cabalgar, viajar y cambiar de lugar recrean el ánimo” y, efectivamente, cuando nos movemos dejamos atrás la rutina, los problemas, toda la cotidianidad que nos envuelve en el día a día se aleja y da paso a una sensación de libertad, de ser tú mismo el que ha elegido estar en ese preciso instante y en ese determinado sitio y, sin darte cuenta, te conviertes en el protagonista de tu historia.

Desde mis primeros viajes, siempre he tenido la necesidad de transmitir mis experiencias. Familia, amigos, compañeros de trabajo, conocidos… a menudo se convertían en oyentes de mis peripecias. Deseaba contagiarles mis ganas de conocer, de descubrir, hacerles en la medida de lo posible participes de todo lo que había vivido.

Hace algo más de 4 años, di un paso más y comencé mi propio programa de viajes en una radio comarcal de la Comunidad de Madrid. Cada programa un destino diferente en el que relato aventuras, doy consejos e intento mostrar a la gente que no se necesita tener los bolsillos llenos de dinero para poder viajar.

Hoy, este blog es un intento de acercaros a lugares desde un punto de vista diferente; es la continuación de mi empeño por seguir repartiendo ganas de viajar, de hacer y deshacer maletas, de observar a mí alrededor y darme cuenta que no hay mayor felicidad que tener un horizonte infinito de posibilidades donde cada día tenga un sol diferente.

Álvaro

Llevo viajando prácticamente desde que tengo uso de razón. Desde mi primer vuelo a Londres, cuando no levantaba un metro del suelo, siempre me han llamado la atención las distintas culturas y países, la gente y las costumbres, todos los detalles y diferencias que llevan a un lugar o a su gente a ser lo que son. Me lleva a preguntarme: ¿Cómo puede ser posible que a unos cuantos cientos de kilómetros de distancia las cosas importantes varíen y la gente se comporte de tan distinta manera?

Para mí, viajar es crucial para desarrollarnos como personas: amplía nuestros horizontes, nos muestra distintos puntos de vista, desarrolla actitudes como la tolerancia o la paciencia y aporta experiencias que de ninguna manera podríamos vivir desde el sofá de nuestras casas. Y al fin y al cabo, ¿qué somos sino las experiencias que vivimos?

Por eso he intentado moverme siempre que he podido. Tratando no solo de extraer todo el jugo de los destinos y de las experiencias de los lugares que he visitado, sino también, por muy duros que hayan sido, de los caminos y de la forma de alcanzar todos esos lugares: de la experiencia completa del viaje.

Este blog nace para trasmitir, de la mejor forma que podamos, todo eso que vamos aprendiendo. No de una manera puramente descriptiva, sino a través de historias. Historias personales, en muchos casos basadas en anécdotas y conversaciones o simplemente cuentos creados para transmitir la percepción de un lugar, una idea, una imagen o una motivación.

Esperamos que os guste nuestro blog.